Home DFW Arlington Archivar la pandemia: Proyecto de bibliotecas de la UTA preserva experiencias de...

Archivar la pandemia: Proyecto de bibliotecas de la UTA preserva experiencias de la comunidad con el COVID-19

Cuando las precauciones de COVID-19 se extendieron, el periodista Anthony Ariyibi finalmente consiguió algo que siempre había querido: una generosa ayuda de espacio personal.

Antes de la pandemia, la gente estaba demasiado cerca de él durante mucho tiempo, ya sea en la escuela, el DMV o el banco. Aunque obviamente no deseaba que una pandemia pusiera el mundo boca arriba, el único aspecto positivo que nunca esperó fue la absolución de las multitudes.

Los pequeños cambios en el mundo pueden parecer mundanos, pero perspectivas como estas son los tipos de presentaciones que los archivos de las Bibliotecas de la UTA quieren reunir de la comunidad para su proyecto “Archivar la Pandemia”, que comenzó a principios de mayo. Desde entonces, el proyecto y el número de presentaciones han crecido sustancialmente.

El proyecto es exactamente lo que parece: una colección de todas las cosas relacionadas con la respuesta de la comunidad de UTA al COVID-19, de cualquier forma que quieran compartir.

Desde pinturas a escritos y videos de danza interpretativa, todo es apreciado, dijo Michael Barera, archivista universitario y laboral.

Hay esencialmente cuatro partes en el proyecto.

Primera parte: Archivo de la web

El primero es el archivo de la web, en el que Barera captura y preserva las páginas web tal y como existen cada mañana.

Comenzó como una sola página sobre la respuesta de COVID-19, y a medida que la pandemia avanza, se ha expandido a un conjunto de páginas, como un subsitio dentro del sitio web de la Universidad.

Michael Barera, archivista universitario

Estas páginas se actualizan a menudo, especialmente las que enumeran los casos confirmados de COVID-19 dentro de la comunidad de la UTA. Cada una se guarda para la posteridad en un formato que permite a los visitantes ver el sitio como estaba cuando fue publicado.

Segunda parte: Guardar los correos electrónicos

La segunda parte es de muy baja tecnología. Está capturando todos los correos electrónicos oficiales de la Oficina de Rectoría y de la Oficina del Presidente sobre la pandemia.

Michael Barera

Los correos electrónicos se imprimen y almacenan en archivos verticales de la vieja escuela y se guardan como archivos digitales PDF.

Tercera parte: Presentaciones de la comunidad

La tercera parte es la más grande, dijo Barera, y la razón por la que mucha gente ha oído hablar del proyecto.

Barera y Priscilla Escobedo, archivero de las Colecciones Especiales de la UTA, crearon un formulario para que la comunidad envíe archivos, que pueden incluir cualquier cosa.

“Lo dejamos intencionadamente muy abierto”, dijo Barera.

No queríamos embotellar a nadie. Queríamos que se tratara de cómo la gente de la comunidad de UTA ha experimentado y respondido a la pandemia.

Michael Barera

No hay reglas para las contribuciones, pero si buscas una guía, las fotografías, los videos, las obras de arte de los estudiantes, los diarios y las revistas son un buen comienzo.

Ha habido un grupo diverso de contribuciones hasta ahora, dijo Barera. Esto incluye fotos del Metroplex desprovisto de gente y un video de una clase de actuación donde los participantes actuaron versiones ficticias de sí mismos durante la pandemia.

Hasta ahora, el proyecto ha acumulado 65 archivos digitales individuales y tres archivos físicos que han sido prometidos y serán entregados después de la pandemia.

Ariyibi completó un proyecto similar en marzo durante una clase con el profesor de periodismo Geoffrey Campbell.

La tarea era escribir una serie de observaciones y pensamientos sobre la vida en la cuarentena e incluir fotos, videos o entrevistas para acompañar los diarios. Se instruyó a los estudiantes para que se centraran y se sumergieran en los cambios más sutiles a su alrededor.

Desde fotos de estantes vacíos de tiendas de comestibles hasta las temibles interacciones en la lavandería, Campbell dijo que leyó los diarios de sus estudiantes y quedó impresionado con la forma en que muchos de ellos procesaron sus propias experiencias.

Fue un buen recordatorio para mí de que mi experiencia no es la experiencia de todos los demás, y creo que es importante que lo tenga en cuenta”.

Geoffrey Campbell, profesor de periodismo

Campbell dijo que era una buena tarea para ayudar a los estudiantes a estar en el momento y tomar nota de los pequeños detalles que pueden añadir a una historia.

Esperaba que prestaran atención a las formas fundamentales en que las cosas son diferentes. En cierto modo, era un ejercicio de atención.

Geoffrey Campbell

Esa atención fue algo que Ariyibi apreció del proyecto, dijo, porque le ayudó a llevar la cuenta de los días una vez que comenzaron a mezclarse en la primera parte de la cuarentena.

Su enfoque del proyecto del diario de la pandemia fue escribir cada día un rasgo que no era normal en su vida, como la primera vez que vio las pegatinas de “6 pies de distancia” en el suelo en Walmart.

El diario me hizo más observador, como si prestara más atención a las pequeñas cosas a las que no estaba acostumbrado.

Anthony Ariyibi, periodista

Cuarta parte: Historia oral

Y finalmente, la cuarta parte del proyecto de archivo tiene que ver con su programa de historia oral, que es supervisado por la bibliotecaria de publicaciones digitales Yumi Ohira.

Mi papel en este proyecto es coordinar y supervisar el componente de entrevistas de este proyecto. Después de que la entrevista se lleve a cabo, hago que esas entrevistas estén disponibles en línea.

Yumi Ohira, bibliotecaria de publicaciones digitales

Estas entrevistas pueden ser con cualquiera que tenga una perspectiva interesante que contar, y Ohira y sus compañeros de trabajo guían a los participantes a través de todo el proceso. Ya se han realizado y transcrito tres entrevistas, con otra todavía en curso, dijo.

Aunque han estado aceptando presentaciones para el proyecto de archivo desde marzo, Escobedo dijo que el final del proyecto podría no llegar nunca mientras la gente siga presentando.

Un objetivo importante del equipo es crear un sitio web más pequeño y autónomo para el archivo de la pandemia para alojar todos los materiales y archivos digitales que han reunido, similar a su sitio web de la Colección de Historia de la Discapacidad de Texas.

Sin embargo, esto no sucederá por un tiempo porque su pequeño equipo sigue trabajando desde casa y debe concentrarse en otros proyectos esenciales que son necesarios para mantener la biblioteca en funcionamiento. Por ahora se mantienen enfocados en reunir materiales y perspectivas.

El proyecto de la biblioteca de Archivar la Pandemia es una buena idea, dijo Ariyibi, porque cuando los futuros historiadores miren hacia atrás en este tiempo, podrán ver lo que sucedió desde las perspectivas de las personas afectadas por ello. La pandemia COVID-19 estará más claramente documentada que cualquier otro desastre hasta la fecha.

Puede que no veamos las ventajas de la misma en este momento, pero podríamos verla en el futuro, ya sabes, cuando la gente se olvide de lo que ocurrió en 2020. Los archivos serán una buena fuente de información de lo que pasó exactamente, lo que la gente recuerda que pasó.

Anthony Ariyibi

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mas Populares