Home DFW Arlington Las comunidades latinas se ven desproporcionadamente afectadas por el COVID-19, se enfrentan...

Las comunidades latinas se ven desproporcionadamente afectadas por el COVID-19, se enfrentan a la incertidumbre en medio de la reapertura de la economía

Durante más de una década, Pablo Abac ha empujado un carrito de helados por las calles de Irving mientras toca un juego de campanas de bronce como paletero local.

El residente de Dallas se ha ganado la vida frecuentando los mismos barrios, escuelas y parques durante años; sin embargo, eso ha cambiado debido al COVID-19.

Recientemente volvió a trabajar después de estar suspendido por dos meses debido a la orden de quedarse en casa. Abac ahora ve una disminución en el negocio, ya que sus días se encuentran con barrios con dificultades, escuelas desiertas y parques silenciosos.

Abac es uno de los muchos latinos que experimentan los efectos de la pandemia en su vida diaria. Muchos en todo el país están viendo y tomando nota del impacto desproporcionado que el COVID-19 está teniendo en los latinos y otras minorías.

Sesenta y un por ciento de los latinos dijeron en abril que ellos o alguien en su hogar había experimentado una pérdida de trabajo o de salario debido al COVID-19, en comparación con el 38% de los adultos blancos, según una encuesta del Pew Research Center.

Múltiples factores contribuyen a que COVID-19 afecte desproporcionadamente a los latinos, pero son los mismos factores que han hecho que estas comunidades sean estructuralmente vulnerables incluso antes de la pandemia, dijo Isabel Montemayor, profesora asistente de antropología de la UTA.

Estas comunidades no tienen acceso a atención médica o a seguro médico, dijo Montemayor. A menudo viven en zonas superpobladas o en pequeños apartamentos con varias personas, y muchos de ellos tienen que seguir trabajando para sobrevivir.

En una carta enviada el lunes, los miembros del Consejo de la Ciudad de Austin instaron al Gobernador Greg Abbott a abordar el impacto desproporcionado que el virus ha tenido en los latinos de Texas.

La carta afirmaba que el 64% de las hospitalizaciones por el COVID-19 en Austin fueron de latinos a principios de este mes, a pesar de que los latinos sólo representan el 35% de su población. Según la carta, es porque los latinos y otras personas de color están “abrumadoramente trabajando en el frente”.

El consejo le pidió a Abbott que expandiera Medicaid, que usara el Fondo de Estabilización Económica para proveer ayuda financiera a las familias de la clase trabajadora sin importar su estatus migratorio, y que anulara la ley SB4 “Muéstrame tus papeles”, entre otras cosas.

“La inacción en la protección de la gente de color de COVID-19 es una decisión afirmativa para perpetuar la injusticia racial”, decía la carta. “Es una decisión que costará vidas”.

En Arlington, el número de muertes relacionadas con COVID-19 ha consistido predominantemente en individuos hispanos, dijo el Jefe de Bomberos Don Crowson el martes durante una reunión del consejo de la ciudad. La ciudad ha enfocado sus esfuerzos en ayudar a sus poblaciones vulnerables, que incluyen comunidades desatendidas que no tienen atención médica o no hablan inglés.

Para Sergio Esparza, residente de Arlington, laborar como trabajador esencial bajo la orden de quedarse en casa le trajo temor: temor de dejar a sus hijos en casa desde que COVID-19 cerró las escuelas, y temor de exponerse a sí mismo y a su familia al virus.

Esparza, que trabaja como custodio en la UTA, dijo que incluso ahora se va a trabajar y lleva consigo una sensación inquietante durante todo el día.

Entiende la importancia de su trabajo y se siente afortunado porque la alternativa podría haber sido perder su trabajo. Sin embargo, a veces se siente frustrado por las circunstancias.

Casi un cuarto de los latinos empleados trabajan en la industria de servicios, comparado con el 16% de los blancos, según la Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos. Los trabajadores latinos, que representan el 17% del empleo total, constituyen el 53% de los trabajadores agrícolas.

Nos gusta hacer la vista gorda a la forma en que llevamos la comida a nuestra mesa. No hubo escasez de alimentos en los Estados Unidos durante esta pandemia, y eso se debe a que todas las poblaciones estructuralmente vulnerables siguen trabajando en condiciones estructuralmente vulnerables.

Isabel Montemayor, profesora de antropología de la UTA

Montemayor dijo que la gente ve brotes en lugares como las plantas de procesamiento de carne porque las empresas no toman las precauciones necesarias para proteger a sus empleados.

Diecinueve estados informaron de casos de COVID-19 entre los trabajadores de EE.UU. en 115 instalaciones de procesamiento de carne y aves de corral, según un informe semanal de morbilidad y mortalidad de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades del 8 de mayo.

Entre los cerca de 130.000 trabajadores de las instalaciones, se produjeron 4.913 casos y 20 muertes, según el informe. Entre los factores que contribuyen al riesgo de infección se incluyen las dificultades con el distanciamiento físico y la higiene en el lugar de trabajo, y las condiciones de hacinamiento y transporte.

Es un lujo poder trabajar desde casa, dijo Montemayor. Sin embargo, para aquellos que necesitan seguir trabajando, están poniendo en riesgo sus vidas así como las de sus familias.

Los latinos y otras minorías a menudo se encuentran trabajando en la industria de servicios debido a la falta de educación, dijo. Aunque estos trabajos ofrecen buenos beneficios, nadie espera trabajar durante una pandemia en estas condiciones.

El ex alumno de la UTA Daniel López, que se graduó en mayo como la primera generación de graduados universitarios, dijo que el hecho de trabajar bajo la orden de quedarse en casa le preocupaba a él y a su familia las protecciones en el trabajo que ofrecían sus empleadores.

La protección adecuada de la enfermedad y el conocimiento y los empleadores respondiendo a las preguntas de ‘qué pasa si’ – qué pasa si estamos enfermos, ¿quién va a pagar por ello? O qué pasa si no nos sentimos cómodos, esas preguntas “qué pasa si” eran nuestras preocupaciones.

Daniel López, ex alimno de la UTA

Montemayor dijo que ha notado un retraso en la información y una falta de atención a la gravedad en el coronavirus, especialmente en la comunidad latina de habla hispana.

También ha visto inexactitudes en la información proporcionada por las empresas a los clientes, lo que ha dado lugar a que algunos miembros de esta comunidad traten al COVID-19 como un resfriado en lugar de algo mucho más grave.

Abac, que ahora se preocupa por cómo pagará el alquiler y cómo ayudará a mantener a su familia en El Salvador, dijo que no ha hablado con su familia sobre los peligros asociados al coronavirus porque es algo que no le gustaría que trataran.

López dijo que su familia se ha tomado el tiempo para hablar del COVID-19, particularmente porque su sobrina está considerada en riesgo.

Esparza, que recientemente se tomó un tiempo libre para estar en casa con sus hijos, dijo que ha tenido que cambiar los abrazos y besos de su hija de 8 años con una ducha después de llegar a casa del trabajo. Tanto él como su esposa decidieron tomar esta precaución para evitar traer a COVID-19 a su casa.

Hay otros sectores de la sociedad, aparte de los profesionales de la salud, que han mantenido a todos a flote durante la pandemia, dijo Montemayor. Incluye a las personas que trabajan en las tiendas de comestibles y en las plantas empacadoras de carne, las personas que trabajan en los campos y las personas que conducen vehículos de transporte público.

No se puede dirigir una sociedad sin todos esos individuos – nos desmoronaríamos.

Isabel Montemayor

En un momento en que las empresas están reabriendo sus puertas sin la vacuna COVID-19, Montemayor dijo que su preocupación es la continua exposición al virus, así como la falta de acceso a los recursos que las poblaciones minoritarias ya han demostrado tener.

Si miramos cómo se han visto afectados hasta ahora, no tenemos que esperar los resultados. Sabemos lo que ha estado sucediendo, y sólo seguirá sucediendo hasta que tengamos una cura o un tratamiento estable.

Isabel Montemayor

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mas Populares

¿Cómo debo limpiar y guardar mi mascarilla?

Las mascarillas de tela que se usan durante la pandemia de coronavirus deben lavarse regularmente, según los Centros para el Control y...

Las instalaciones públicas de Arlington comienzan a abrir sus puertas nuevamente

Los residentes de Arlington están comenzando a ver una reducción de las restricciones que se implementaron en un intento de cumplir con...

Arlington comienza búsqueda nacional de nuevo jefe de policía, nombra dos líderes provisionales

Arlington anunció una búsqueda nacional de un nuevo jefe de policía y nombró a dos líderes provisionales después de que el jefe...

Arlington, socios para distribuir miles de máscaras gratuitas a las empresas en la segunda distribución drive-thru

Se distribuirán miles de máscaras protectoras a las empresas de Arlington de forma gratuita de 9 a.m. a 4 p.m. El jueves...